Páginas vistas en total

27 de noviembre de 2012

Historia del traje de la novia

El traje de novia, como la moda en general, ha sido diferente de una épocas a otras.
En el cuadro que os mostré  del matrimonio Arnolfini, de 1421, los novios celebran su unión con indumentaria  que, pese a ser sobria, indica que su  posición social es elevada, puesto que están hechas de ricos materiales

En la época romana, las novias se casaban con la misma túnica blanca que usaban a diario y un velo de color púrpura, adornado con una corona de flores. En la época de los lombardos las novias utilizan una túnica negra con un manto rojo

En la Edad Media, las mujeres aristócratas y de la realeza vestían trajes de ricos tejidos, preciosos materiales y bordados delicados en colores como  el púrpura o el rojo, el negro y el dorado que evocaban su poder.

La popularidad del vestido blanco se remonta en 1840, cuando la reina Victoria de Inglaterra se casó con Alberto de Sajonia-Coburgo. Su traje era blanco con cola y de encajes con un bonito velo bordado. Y a partir de ahí, sus hijas, nietas y demás siguieron esta tradición.





A principios del siglo XIX el color blanco simbolizaba el poder y riqueza para después pasar a simbolizar candidez y estilo.

En los años 20 se acortaron las faldas y se liberaron del corsé, Coco Chanel tuvo mucho que ver en esta liberación. En los modelos se podían mezclar tejidos como las pieles y el tercipelo.

En los años 30 se retornó al estilo dulce de la época victoriana. Después, la guerra y la postguerra las novias no se pueden permitir mucho y  se casan con vestido negro.




A partir de 1950 vuelven las faldas largas y amplias con ricos tejidos, bordados y abalorios, velos cortos y flores en el pelo. Christian Dior da paso a diseños muy coquetos que se ajustan a la silueta


Audrey Hepburn, 1954

Grace Kelly 1956

En los años 80 se pone de moda el vestido de novia muy cargado y elaborado, como el que llevaba la princesa Diana al casarse con el príncipe de Inglaterra.


                                                     1981

Los años 90 dan paso a la sencillez y al minimalismo. En el  siglo XXI las tendencias son infinitas y cada novia se  adapta  al estilo que más va con ella, sin seguir una norma impuesta.  El único ideal sería vestir de blanco, que desde siempre ha sido símbolo de candidez y pureza, sin embargo hay diseños de colores y gustos para todas.

3 comentarios:

Silvia dijo...

Es curioso como ha ido evolucionando el traje de novia y como van cambiando las tendencias.

Besos!!!

www.ideasparatuboda.net

Sandra dijo...

Muy buena entrada! Gracias porque ahora se algo más de los vestidos de novia, su historia. Me ha gustado mucho el vestido de Grace, sin embargo, el de Diana si soy sincera no me gusta nada, demasiado pomposo para mi gusto.

Espero que sigas mostrándonos más curiosidades y también tengo ganas de que nos enseñes las tendencias actuales en vestidos de novia ;)

Un besito!

Sara dijo...

Such a fantastic post! very well written :)

http://sarassweetstyle.blogspot.com/